Ryse Son of Rome es uno de los juegos más esperados de Xbox One. No en vano es, por así decirlo, el único de todos los importantes que no pertenece a una franquicia ya consagrada y, por tanto, es el que más margen tiene para sorprendernos y enseñarnos de verdad cómo va a ser esta nueva generación.

Ryse, además, tiene detrás a unos auténticos especialistas en esto de hacer motores gráficos espectaculares, no en vano empezaron hace ya algunos años programando aquellos benchmarks tan útiles que se usaban para medir la potencia de una tarjeta gráfica de PC. De allí salió, precisamente, Far Cry.

Pero además, este juego de romanos tiene otra virtud que hace que debamos confiar un poquito más en él: no cuenta con versiones para PS3 o Xbox 360, por lo que tenemos asegurado que todo el trabajo invertido por Crytek, se ha centrado en exprimir dentro de lo posible el potencial de la nueva máquina.

Una historia de romanos

El juego nos lleva hasta las postrimerías del Imperio Romano, cuando las hordas de bárbaros ya están a las puertas de la capital y todo el poder se viene abajo. Marius Titus es el Centurion que vamos a controlar y que pertenece a una casta de militares que sueña con devolverle el honor a Roma y vengar la muerte de su padre a manos de los pueblos germánicos.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Ryse comienza con nuestro bravo protagonista defendiendo al Emperador y refugiándose en una pequeña cripta, a la espera de poder escapar. Pero mientras llega ese momento, Marius decide contarle su historia al prelado. A partir de ahí no os contaremos nada de lo que ocurre pero sí debéis saber que todo se desarrolla en un enorme flashback que va explicando lo que ha ocurrido hasta ese momento: las batallas en las provincias del Imperio, la caáda de algunas ciudades míticas como York o la visita al centro mismo de los territorios donde viven los bárbaros.

Reparte a diestro y siniestro…

Ryse Son of Rome es un juego que consiste básicamente en luchar, en combatir cuerpo a cuerpo contra decenas de bárbaros que se van cruzando por nuestro camino. A simple vista podría parecer que nos encontramos ante un juego que emula al gran God of War pero no es así, es un pelín más complicado.

Marius tiene muchas habilidades, pero la principal es un uso certero del gladius (la espada) y el escudo. Con ellos tendrá que enfrentarse a los enemigos y medir muy bien los movimientos que hace. Por ejemplo, podremos llamar al enemigo golpeando el escudo contra la espada y cuando nos embista, pararle el golpe. O también podremos golpear de primeras con el escudo para quitarle la protección al enemigo.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Una cosa que queda desde el principio clara en este juego es que esas luchas no consisten únicamente en darle al botón, zurrar y ya está. Hay varios tipos de enemigos y cada uno necesita de una estrategia distinta. Eso sí, cada vez que nos encontremos con el mismo, no debéis variar la forma de derrotarle.

De esta manera, cuando un bárbaro con escudo se acerca lo mejor es romperle la defensa empujándole y aprovechar su desorientación para darle golpes y más golpes. Sin embargo, un enemigo que viene armado sólo con sus espadas o cuchillos, necesita que nos defendamos de sus embestidas y cuando falle uno de los golpes, contraatacar.

A medida que avanzamos van apareciendo enemigos de mayor dificultad. Con estos no suele funcionar ninguno de esos patrones que antes os contamos y entonces lo mejor es esquivar y golpear. Por que incluso en ciertos casos, los que llevan unas mazas gigantes, ni siquiera la protección del escudo evita que nos quiten vida al mínimo contacto.

Hay momentos en los que la pelea se vuelve infernal, con cinco o seis bárbaros rodeándonos. Bien. En ese momento lo mejor es tirar de Foco, una especie de modo ‘enrage‘ en el que entra Marius y que nos permite movernos más rápido que los enemigos y, más importante todavía, golpear más fuerte, por lo que los pobrecitos nos duran muy poquito tiempo.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Precisamente, Marius puede ir mejorando algunos de sus ‘stats’, no de una forma tradicional como lo haríamos en un juego de rol, pero sí comprando mejoras con lo puntos que vamos obteniendo con cada combate. Salud, foco o combate son algunos de estos aspectos que podemos subir de nivel y que llegado un momento, si no tenemos moneda ‘ingame’ para seguir desbloqueando poderes, siempre podemos ir a la tienda del juego a comprar oro con euros de verdad.

Fatalities sin parar

Seguro que habéis visto algunos de estos vídeos de Ryse Son of Rome en los que se ve a nuestro Centurion ejecutar una especie de secuencia QTE (quick time event) para finiquitar a un enemigo. Pues bien, estos fatalities que el juego llama lisa y llanamente ejecuciones son precisamente eso, maneras de acabar con los enemigos de una forma tan brutal y salvaje que nos reportará puntos que luego podremos canjear por más habilidades o ejecuciones.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Cuando empezamos la partida sólo tenemos unas pocas disponibles, que Marius ejecuta como le viene en gana, pero a medida que avanzamos podremos ir desbloqueando otras muchas que van subiendo el grado de crueldad y salvajismo de las primeras… y que desgraciadamente no está bien decirlo pero resultan mucho más espectaculares. Desconocemos si en aquellos tiempos estos combates eran así de bestias, pero desde luego si lo fueran el grado de carnicería es tan grande que no le dejan a uno ni ganas de conquistar el patio de al lado.

Mandas a tus legiones

Entre mandoble y mandoble, Crytek ha querido salpicar el juego con algo parecido a un desarrollo algo más pausado y táctico que apenas dura unos pocos minutos. Así, en las misiones que juguemos, veremos en algunos momentos unas enormes banderas (las famosas S.P.Q.R) que sirven para reunir a nuestra cohorte y lanzar un ataque más organizado.

Estas partes son realmente curiosas y sirven para recordarnos que estamos jugando con un título de romanos, ya que tendremos que hacer formaciones de asalto con lanceros que vayan diezmando la resistencia bárbara o la famosa formación de tortuga donde todos los soldados quedan ocultos bajo sus escudos mientras avanzamos hacia el objetivo.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Pero ahí no acaban las órdenes. De vez en cuando y salpicado por los mapas, nos aparecerá la opción en pantalla de dar una orden de disparo de arqueros sobre un objetivo, o que nos den soporte a un asalto o que nos quiten de encima a algún enemigo que nos está poniendo las cosas más difíciles de lo que esperábamos.

Estas órdenes, precisamente, podremos realizarlas pulsando un botón del gamepad o, también, valiéndonos del micrófono de Kinect para no tener que perder el tiempo con pulsaciones innecesarias.

¿Y los gladiadores qué?

En Ryse Son of Rome también hay gladiadores, aunque los pobres están recluidos en el modo multijugador, básicamente. Como podéis imaginar podremos crearnos un luchador específicamente para esa parte del juego y personalizarlo con objetos, armas, etc., de tal forma que cuando saltemos a la arena del Coliseum acabemos siendo tan aclamados como el mítico protagonista de la película Gladiator.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Precisamente, el juego hay veces que bebe de esas fuentes ya que a lo largo de la historia de Ryse Son of Rome, tendremos noticias de un tal Cómodo, hijo del Emperador que anda por las tierras bárbaras haciendo como que guerrea.

De todos modos, el online no lo pudimos probar bien ya que todavía no estaba operativo y no fue posible entrar en ninguna de las arenas y modos que había disponibles. Que por cierto son unos cuantos y viendo lo poco que dura la campaña (seis o siete horitas a lo sumo), es de esperar que le dé mucha vida de aquí a los próximos meses. No en vano, ya tenéis disponible para comprar, por casi 20€ un pase de temporada con todo tipo de escenarios multijugador y complementos, armas, etc. para nuestro gladiador.

La caída del Imperio Romano

Ryse Son of Rome es un juego que sorprende por su espectacular acabado técnico que, de verdad, sí da una idea del potencial que la nueva generación puede dar de sí. Y es que entre que el juego se mueve a unos constantes 60 fps y que el acabado de las texturas y sus efectos son auténticamente espectaculares (ni siquiera en un PC habíamos visto tal definición, realismo y efectos), está claro que nos encontramos ante el desarrollo de mayor perfección de todos los que salen mañana día 22 para Xbox One.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

Eso sí, una cosa es el oropel, el envoltorio, y otra la chicha, lo que jugamos, que se queda en su modo Campaña un poco corto. Corto de largo, pero también corto de juego ya que el 85% del tiempo Ryse Son of Rome gira alrededor de las luchas, de las ejecuciones y de seguir corriendo para alcanzar al siguiente grupo de enemigos y volver a luchar para después ejecutar…

No hay puzzles o mecanismos que poner en marcha para llegar a alguna parte del mapa, o algún que otro elemento que nos distraiga de la tónica general, y tal vez por eso cae en cierta monotonía, sólo aliviada por las ganas que tenemos de saber qué pasa en la historia. Imaginamos que su multiplayer lleno de gladiadores que se juegan la vida en el mismísimo Coliseo de Roma será una experiencia brutal, así que andamos impacientes por poder meternos de lleno, y nunca mejor dicho, en la arnea.

Análisis de Ryse Son of Rome para Xbox One en Gamerzona.

En definitiva, Ryse Son of Rome es un juego que marcará el camino de la calidad gráfica de la nueva generación, pero que todavía debe pulir un poco más su desarrollo, demasiado centrado en los combates y que no da muchas otras alternativas, lo que le deja como un juego de ‘tirar pálante’ y darle a todo lo que se mueva con trajes de piel.

A pesar de eso, es uno de los mejores juegos de la nueva generación, aunque sólo sea por tratarse de una franquicia nueva y que esperamos que triunfe  para que dentro de dos añitos llegue una segunda parte que lo haga todavía más interesante. Mentras tanto, disfrutad de este Ryse Son of Rome.

Imágenes del juego

Vídeo del juego

A continuación, te ofrecemos el tráiler gameplay de Ryse Son of Rome para Xbox One:

Y tú, ¿lo has probado ya? Si es así, no dudes en compartir con nosotros tus impresiones.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

6 comentarios
  1. steven 22 Nov, 13 15:46

    corriendo a 30 fps y con bajones….segun el video de digital foundry

    0
  2. Fernando 22 Nov, 13 20:18

    Este debe de ser el único medio que ha hinchado la nota de lo lindo porque medios con mucha más experiencia y que son conocidos por su inclinación a poner a Microsoft por las nubes no le han dado más de un 6’5.

    0
  3. stfano 23 Nov, 13 5:59

    No he tenido la suerte de probarlo todavía, pero por las imágenes no se ve para nada como en un pc de gama alta como se menciona aquí y como también lo menciono Microsoft.

    0
  4. oni 23 Nov, 13 8:48

    el juego cumple graficamente y pero jugablemente es patetico la jugabilidad es de lo mas acartonada que ay asta es casi una copia del modo de combate basura de assasing creed y vamos assasing creed no es conocido por que ala gente le guste su forma de combates todos usan el sigilo para evitarlos

    ala hora del juego ya no quise seguirlo por que repetivo y monotono

    0
  5. pou 23 Nov, 13 11:38

    8.7…. sin palabras $$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$
    Objetividad señores objetividad por favor….

    0
  6. thavo 24 Nov, 13 4:53

    el análisis mas fanboy de xboxone jajaja se pasaron póngale un 7 de 10 máximo!!! pero cerca del 9 fue demasiado evidente que aman a xbox

    0