Alocado, divertido y sin complejos. Saint’s Row the Third toma el lado más salvaje del concepto ‘sandbox’ y nos sumerje en una experiencia adictiva y sin limitaciones. Una propuesta exagerada y repleta de humor, donde Volition no busca otra cosa que no sea conceder al jugador sus deseos de destruir, liarla y hacer el macarra por la ciudad.

Y es que Saint’s Row the Third ha conseguido encontrar su propia personalidad apostando por la diversión pura y dura. Un juego tan exagerado y humorístico que conseguirá aplacar todo tipo de críticas, ya sean por sus limitaciones técnicas y o por la supuesta exaltación de la violencia. Quien se quede en estos dos extremos no habrá entendido el objetivo de este juego.


Sin duda, la meta no es otra que divertirse. Desde su narrativa, fresca e hilarante, hasta su jugabilidad, perfecta para el gamer más alocado, Volition da en el clavo. La nueva trama muestra como nuestra fama no sólo se ha pasado de rosca, sino que nos llevará a meternos en una nueva guerra, la misma que nos sumergirá en Steelport, donde el Sindicato lleva las riendas. Obviamente, no diremos mucho más salvo que la excusa narrativa es buena y permite articular esta disparatada apuesta.

Desde el editor de personajes, pronto percibiremos que estamos ante algo muy grande. Las opciones son amplias y de lo más absurdas. Desde moldear nuestros atributos más íntimos hasta crear una especie de superabuela, todo es posible. Del mismo modo, una vez arranque la aventura, disfrutaremos de un sistema de progresión de lo más efectivo y, sobre todo, muy integrado en la experiencia jugable. Este se basará en el respeto, conseguido a base de realizar todo tipo acciones, y del dinero, de forma que iremos avanzando, adquiriendo habilidades y comprando todo tipo de posesiones y artículos.


Así pues, mientras realizamos misiones principales y secundarias, podremos lucir un traje de astronauta, aplastar enemigos con enormes puños o abatir ciudadanos con un consolador demoledor. Pero eso no es todo, pilotar un jet será posible, así como un tanque o un sensacional vehículo con el que proyectar NPCs y lanzarlos cual misil humano contra un edificio de la ciudad. Sencillamente brillante.

Si además añadís la posibilidad de realizar las misiones en cooperativo junto a un colega, la adquisición del juego habrá merecido la pena. Son horas de diversión y de locura que posicionan a Saint’s Row the Third como un título muy recomendable dentro de la escena sandbox. Sabíamos que nos íbamos a reír, pero no si iba a ser capaz de enganchar y, por supuesto, lo ha hecho con creces. el juego de Volition va más allá del mero chiste y, tras su disparatada fachada, encontraremos una experiencia de lo más satisfactoria.


En el plano técnico y gráfico perdonaréis todos sus pequeños errores y entenderéis que, ante un título como este, resultaría un tanto absurdo centrarse en el aspecto visual. Volition conoce sus limitaciones y las ha gestionado con gran acierto, explotando el humor y ganándose al sector más loco de la escena gracias a una propuesta de lo más efectiva. A nivel sonoro no encontraréis objeciones y, aquí sí, el título ha contado con dobladores de primera, y con un elenco musical a destacar.


Su jugabilidad captará vuestra atención por su originalidad, con acciones especiales de lo más divertidas, pero también con una gran variedad. Puede que en ocasiones todo se salga de madre, pero os convencerá. Saint’s Row the Third te gustará si te apasionan los juegos sobre mundo abierto, sobre todo aquellos momentos de liberación y caos. En este juego tendrás una ración extra de locura, diversión y libertad.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios