A finales de abril del pasado 2013, PS Vita recibió una de sus exclusividades más esperadas: Soul Sacrifice. Tras este título se escondía un juego de corte muy similar a Monster Hunter, que estaba desarrollado por Marvelous bajo la batuta del inigualable Keiji Inafune. Un año después llega Soul Sacrifice Delta, una expansión del concepto presentado anteriormente que mejora una gran cantidad de puntos, aunque otros siguen pecando de los mismos errores.

soul_sacrifice_655 (1)

La historia de Soul Sacrifice arranca con “alguien” encerrado en una jaula mientras contempla los poderes de un valeroso mago llamado Magusar. De entre la mugre de nuestra prisión aparece un peculiar objeto: Librom. Este personaje con forma de libro –tal como su propio nombre indica- nos desvela que si queremos salir de nuestra jaula habrá que derrotar a Magusar, y para llevar a cabo esta tarea sólo hay una opción: leer las páginas que contiene.

A través de diferentes capítulos nuestro protagonista –que carece de nombre… excepto el que tú le des- irá empapándose de las aventuras de otros hechiceros que combatieron o conocieron a Magusar. Gracias a esta reminiscencia con vidas pasadas de otros luchadores, el nuestro irá adquiriendo poderes en una especie de “efecto sangrado” –tomo el término prestado de la saga Assassin’s Creed.

soul_sacrifice_655 (2)

Esta es la historia de Soul Sacrifice, ¿pero qué es Soul Sacrifice Delta? Esta nueva entrega respeta todas las características de su homónimo y las mejora dentro de lo posible. Para empezar, incluye un modo historia más extenso que el primero, ya que incorpora a una nueva facción llamada Grim (los que hayáis jugado al primero recordaréis que estaba “Avalon” y luego llegó “Santuario” gracias a un DLC).

Grim es una clara alusión, sin cortarse, a los cuentos clásicos de los hermanos Grimm. De hecho, tendremos la oportunidad de jugar parajes reconocidos por todos como los de Blancanieves, Caperucita Roja o Los tres cerditos. Por supuesto, todo con ese ambiente tan “tétrico” y hasta cierto punto decadente que ofrece el juego, y no quizás la visión tradicional de los relatos –algo así como hizo American McGee con Alicia en el País de las maravillas.

soul_sacrifice_655

Por tanto, el primer punto de Soul Sacrifice Delta lo presenta la inclusión de nuevas misiones que alargarán las horas de juego casi el doble que el original (puedes necesitar, perfectamente, unas 30 ó 35 horas). No obstante, las mejoras continúan en el resto de apartados, como el gráfico. Para esta ocasión, el estudio ha mejorado la resolución de aliados, enemigos y escenarios, con una mejor impresión en PS Vita. Asimismo, también se han añadido nuevas animaciones.

Pero a pesar de todos estos alicientes dentro del apartado gráfico, Soul Sacrifice Delta vuelve a pecar de lo mismo en este campo: existe una caída prolongada de la tasa de frames, sobre todo cuando hay muchos personajes en pantalla; y los enemigos y escenarios son bastante repetitivos, hasta el punto de tener la sensación de que estás realizando una misión que ya habías completado.

soul_sacrifice_655 (3)

Esta homogeneidad presente en el apartado gráfico se recoge también en las misiones. Cierto es que el concepto de “fases que duren cinco o diez minutos” es el más apropiado para una consola portátil, pero si todas las haces de corte similar terminarás aburriendo al jugador. Y Soul Sacrifice Delta también cae en este aspecto: el título termina siendo monótono y, hasta cierto punto, aburrido.

Hay que recalcar que en este Soul Sacrifice Delta se han introducido bastantes mejoras en cuanto a las posibilidades de personalización del personaje, pero se siguen antojando cortas a medida que la historia avanza. No hace falta recordar que habrá jugadores que no encuentren esta pesadez dentro del desarrollo en sí de la obra, pero es indudable que queda alejado del concepto de juego que presenta Monster Hunter, por ejemplo.

soul_sacrifice_655 (5)

Y hablando de la jugabilidad. Parece increíble que después de las quejas que recibieron la cámara y el sistema de impacto de los enemigos ambos sigan sin corregirse. El primero de ellos sufre esa terrible manía de tantos juegos de acción, es decir, la de situar la visión en tercera persona demasiado cerca de nuestro luchador, lo que provoca que el campo de visión se reduzca drásticamente.

Y el segundo punto es la vitalidad de los enemigos. ¿Qué costaba poner un indicador o barra que simbolizara cuánto queda para derrotar al monstruo en cuestión? Se siguen ofreciendo las variaciones de colores cuando fijamos al contrincante, pero se muestra insuficiente cuando llevamos ya varios minutos luchando contra éste y la desesperación puede hacer sangre en el jugador.

soul_sacrifice_655 (6)

Son dos puntos que no se han corregido, pero luego hay otros que se han potenciado aún más, como la banda sonora. Si ya la narración de la aventura a través de Librom es soberbia, la música elaborada por Yasunori Mitsuda y Wataru Hokoeyama os volverá a poner los vellos como escarpias, con bastantes temas corales y cierto corte minimalista (acentuados en los momentos más trágicos).

Aunque el desarrollo del juego sigue siendo repetitivo y provocará que lo dejéis en más de una ocasión, Soul Sacrifice Delta es una jugosa expansión que saca partido al mundo creado un año atrás. Es un título que aporta otras 15-20 horas de juego –una maravilla- respecto al original, pero que repite los mismos errores cometidos en su homónimo. Quizás si se hubieran subsanado estos fallos no se llamaría Delta, sino Soul Sacrifice 2.

soul_sacrifice_655 (4)

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios