Street Fighter X Tekken se erige como uno de los mejores crossover que ha llegado a nuestra escena. La unión de dos de las franquicias más emblemáticas del género de lucha se ha materializado no solo como un perfecto homenaje, sino también como un ejemplo de revisión, evolución y efectividad. Estamos ante uno de los títulos más divertidos y adictivos de combate bidimensional.

El anuncio de Street Fighter X Tekken y Tekken X Street Fighter supuso un auténtico revulsivo en la escena. Como sabéis, Capcom y Namco medirán sus fuerzas con un título cada uno, donde los personajes más reconocibles de sendas sagas se batirán en sus respectivos estilos de combate. En esta ocasión, Yoshihori demuestra sus dotes como maestro y ejecuta su potencial en un título perfecto de jugabilidad 2D.

Cabría matizar que si bien el juego se basará en los pilares de Super Street Fighter IV, beberá también de elementos reconocibles en otros títulos de lucha de Capcom. En este sentido, se apuesta por el combate por parejas como dinámica de juego, multiplicando así las posibilidades tanto a nivel de combinaciones como en su faceta multijugador. En otras palabras, la diversión y las horas de entretenimiento estarán garantizadas.

Como decíamos, jugaremos en equipos de dos. Si uno de los dos cae, sucumbiremos. En este sentido, manejaremos diferentes técnicas y estrategias para medir nuestras fuerzas en el tatami. El sistema de combos será el aliciente de cada pelea y la posibilidad de ligar jugadas con nuestro segundo personaje será pieza fundamental de la jugabilidad. Cabe reseñar que la dinámica funciona con todos los tipos de luchadores, tanto los que provienen de Street Fighter como, muy importante, los que proceden de la serie Tekken.


Básicamente, contaremos con dos indicadores, uno de stamina y otro que señalará nuestro nivel de energía. Este ultimo está dividido en tres fragmentos que gastaremos al realizar diferentes tipos de ataques. Y es que, además de los botones básicos, podremos realizar diferentes Hisatsuwe, es decir, Ataques Especiales. Los más básicos no consumirán nada, mientras que los Ataques EX gastarán un tercio de la energía y los ataques Super Art consumirán 2 bloques de la misma. Realizar combinaciones feroces con nuestro acompañante, como los Super Arts cruzados, también será posible, o realizar un Cross Assault, donde daremos un poco de cera de forma simultánea. Podemos afirmar que en esencia, el título fluye a la perfección.

Planificar una partida será una de las claves del juego. La configuración de los luchadores abrirá diferentes puertas, mientras que la adición de las Gems posibilitará dos puntos principalmente. Por un lado, tender una mano a los novatos. Por otro, reforzar el elemento reflexivo del título. Por supuesto, no deja de ser un punto polémico, pero no por ello poco efectivo.

Si todo esto os resulta complicado de entender, tranquilos. Nada más iniciar el juego respiraremos al comprobar que contamos con un sencillo y ameno tutorial, destinado a acoger a los gamers noveles, siendo la accesibilidad al título uno de los puntos fuertes del juego, que ha conseguido un acertado equilibrio que satisfará a los jugadores más exigentes pero también a quienes no hayan jugado jamás a alguna de las dos franquicias.

Respecto a las modalidades, Capcom ha mantenido el tono accesible. Perderse por el menú es bastante complicado. Estamos ante un juego que invita superar retos, desafíos y a entrenar como nunca para realizar los mejores combos, dominar contraataques o saber cuando avisar a tu compañero. Por otro lado, luchar con tres amigos más será todo un regalo, sobre todo si conseguimos juntar en una misma partida a jugones de las dos series. Respecto al modo Arcade, la excusa narrativa que da pie al cruce de caminos estriba en la aparición de una enigmática caja de Pandora. Como era de esperar, cada combinado contará con sus motivaciones, unas más honorables que otras y, la verdad, consiguen incluso engancharnos con su historia, punto que sumamos a la valoración del título. Siempre es alentador observar un esfuerzo por amenizar las partidas y, en este caso, es palpable.

Así pues, Sumad al modo Arcade y Versus un Entrenamiento, un modo Desafío, una Tienda, una amplia base de datos, un Editor y un adictivo canal Online. En este último disfrutaremos de partidas igualadas, combates ilimitados, la posibilidad de pelear con un amigo y, por supuesto, de echarle un vistazo a las mejores partidas en el canal de repeticiones.

En el aspecto gráfico y técnico el juego fluye con maestría y goza de un diseño muy especial, ya inconfundible. Los combates son llamativos y coloridos, con variedad y un despliegue visual devastador, sin entorpecer para nada la experiencia de juego. El ritmo se adapta al gamer y otorga en su conjunto una gran experiencia de juego. El plano sonoro cumple su cometido. Melodías que soportan el ritmo de juego pero que, sinceramente, tampoco pasarán a la historia, al menos no como lo hicieran en su día los temas más emblemáticos de la serie.


Street Fighter X Tekken ha superado todas y cada una de las expectativas. Yoshinori Ono gana el primer round y nos brinda una de las experiencias de lucha más destacadas del mercado. Acción frenética, con elementos tácticos y rindiendo homenaje a dos sagas que forman parte del imaginario colectivo de la escena. Imprescindible para los aficionados y muy recomendable para quienes quieran echarle el guante a un juego adictivo y con recorrido por delante. No te aburrirá y, lo más importante, te ofrecerá largas horas de juego.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios