Insomniac Games es un estudio de desarrollo que nunca nadie imaginó que abandonaría el manto protector de Sony, ese señor feudal al que ha servido fielmente en los últimos lustros con franquicias tan conocidas como Spyro, Ratchet & Clank o Resistance. Así que imaginad qué cambio tan radical pasarse a Microsoft y su Xbox One con Sunset Overdrive.

Desde hace ya muchos meses, a este juego se le ve venir desde lejos. Han sido demasiados los vídeos y materiales que hemos visto y que han despertado el interés de muchos usuarios que lo han contemplado como un auténtico soplo de aire fresco, a pesar de las muchas influencias que tiene a sus espaldas.

sunset_overdrive_analisis_gz_08

Si tuviéramos que poner nombre y apellidos a lo más esencial de Sunset Overdrive, sin duda nos acordaríamos de un juego de SEGA llamado Jet Set Radio, uno de los primeros títulos en los que aprendimos, de verdad, cuál era el sentido más amplio de la palabra ‘grindar’. Pero antes de nada, vamos a empezar por el principio…

Las bebidas energéticas os sientan tan bien

Sunset City es una ciudad cualquiera donde viven millones de personas. Un buen día, la corporación Fizzco organiza una macrofiesta en el centro con motivo del lanzamiento de su última bebida energética, llamada Over Charge Delirium XT y que, como era de esperar, les sienta fatal a los asistentes que se vuelven mutantes, colgados, y un montón de cosas más.

sunset_overdrive_analisis_gz_10

A nuestro personaje, barrendero de profesión, le pilla el apocalipsis de repente, recogiendo cubos y, sin esperárselo, no le queda más remedio que huir hasta su apartamento y cerrar las puertas a cal y canto con la esperanza de que no le molesten… cosa que, obviamente, no ocurrirá.

Ese es el punto de partida de Sunset Overdrive, un juego que a simple vista empieza con bastante espectacularidad y que, aunque parezca mentira, consigue ir subiendo cada vez más hasta consagrarse como una de las grandes revelaciones del año. Está mal que lo digamos, pero el trabajo de Insomniac es de los que se van a recordar durante mucho tiempo.

Nuestro personaje, la clave

Lo primero que tendremos que hacer es crearnos un héroe que podremos escoger de entre cuatro arquetipos: mujer menuda y bajita, mujer más alta y corpulenta, hombre menudo y bajito y hombre corpulento. A partir de ahí podremos empezar a perder la cabeza por culpa de un editor que nos deja vestir y disfrazar a nuestro ‘héroe’ como más nos guste.

sunset_overdrive_analisis_gz_15

Ojo, no hace falta que le dediquéis mucho tiempo a ponerle y quitarle cosas por que una constante de Sunset Overdrive es que podremos ir a los comerciantes de ropas y darle una vuelta por completo, llegando incluso a mitad de partida a poder cambiar de hombre a mujer y viceversa. Así que de primeras, ya os decimos que no hace falta estar una hora escogiendo cada pequeño detalle. No estamos ante un MMORPG.

¿Esto afecta a lo que puede hacer el protagonista en la historia? Pues no, todos se comportan de la misma manera y no por coger a uno u otro serán más fáciles unas tareas que otras. Esto lo podremos ir afinando con los muchos elementos que tendremos de configuración dentro del juego y que pasan por ir aumentando su poder de ataque y defensa y, sobre todo, el de ‘grindeo’.

Grindar, grindar sin parar…

Esto de ‘grindar’ es un término al que os tendréis que acostumbrar en Sunset Overdrive. Y mucho. Con ello se define a la acción que permite desplazarnos sobre cualquier borde, saliente, raíl, cable, barandilla, valla, o lo que sea que haga que nuestro héroe no pare quieto para evitar que los enemigos nos cacen con mayor facilidad.

sunset_overdrive_analisis_gz_19

Una de las máximas que debéis aprender de Sunset Overdrive es que si tocáis el suelo podéis estar muertos ya que la horda de mutantes por la bebida alcohólica será tan grande que no ganaréis para munición ni armas con las que terminar con ellos. Pisar el asfalto significará que los enemigos aparecerán por cualquier sitio y que van a llegar hasta nosotros para rodearnos y eliminarnos en muy poquito tiempo.

De ahí que lo aconsejable sea estar ‘grindando’ todo el rato por los cables, o por las barandillas, o por las vallas y no parar de movernos hasta eliminar a todos los enemigos que nos persigan. Ojo, que algunos intentarán cazarnos saltando pero ahí estamos nosotros para poner en marcha los movimientos de golpeo cuerpo a cuerpo o los saltos para esquivarlos.

sunset_overdrive_analisis_gz_17

Sunset Overdrive es un juego donde no hay que parar quieto jamás y ese será, precisamente, lo primero que tendremos que ensayar para que los combates podamos superarlos sin morir demasiadas veces en el intento.

Lógicamente, nuestro protagonista tendrá armas con las que enfrentarse a los enemigos y mucha culpa de su éxito reside ahí, ya que con escapar muchas veces no conseguimos nada. Las misiones suelen tener una zona de acción y no podremos salirnos sin ser penalizados pero, eso sí, mientras haya un solo enemigo, no completaremos el objetivo.

sunset_overdrive_analisis_gz_18

La genial idea que hay detrás de ‘grindar’ es que acabamos moviéndonos por la ciudad por las partes altas, por el sistema de cableado de la luz, de las conducciones de agua o las instalaciones mastodónticas que forman parte de un enorme mapa, de esos que se extienden hasta donde alcanza la vista.

Andar no es bueno para la salud

En Sunset Overdrive no es nada sano andar por las calles ya que a la que nos descuidemos podríamos morir aplastados por una horda infinita de enemigos. Aquí, hay momentos en los que uno se acuerda del genial Dead Rising 3 (también exclusivo de Xbox One), solo que tenemos todas las de perder si no ‘grindamos’ rápido y nos subimos a alguna zona elevada.

Pero en algunos casos, ni esto nos salvará, ya que como en todo apocalipsis habrá algunas facciones de humanos dispuestos a matar por muy poquito. Son los Sarnosos, que cuentan con rifles de larga distancia capaces de acertarnos desde muy lejos o mientras andamos de ‘grindeo’ por el sistema de cables de la ciudad.

sunset_overdrive_analisis_gz_06

Ojo que los Colgados (los enganchados a la bebida energética) tampoco serán los únicos que nos persigan, dentro de la gama de ¿zombies? los hay de distintas categorías y algunos nos tiran trozos de hielo sobre los cables por los que nos movemos para tirarnos al suelo, por lo que a la acción del ‘grindeo’ hay que añadir la de esquivar los muchos obstáculos que nos van poniendo.

Sin duda, esto es lo mejor de Sunset Overdrive, un juego donde moverse es tan importante como acertarle con las armas a los enemigos y aunque a priori pudieran parecer acciones contrapuestas e imposibles de realizar a la vez, al final conseguimos sincronizarlas con una facilidad pasmosa.

Mejora a tu personaje o morirás rápido

Antes os dijimos que lo primero que hacemos al configurar a nuestro héroe es más una cuestión estética que otra cosa, pero luego a medida que jugamos podemos ir llevándole por un camino u otro. Así por ejemplo, lo primero que vamos a aprender es a equiparnos con los llamados Amplis.

sunset_overdrive_analisis_gz_03

Estas son mejoras que podemos añadir a nuestro héroe y que pertenecen a las categorías de cuerpo a cuerpo, héroe, épicos, bomba en picado y héroe extra. En cada uno de ellos podremos asignar una especie de habilidad que es posible crear bien comprándolas en las tiendas de los campamentos que visitamos, bien fabricándolas con los recursos que vamos recolectando por Sunset City. Estos ingredientes para el ‘crafteo’ de Amplis son de lo más absurdos: desde papel higiénico hasta cámaras de seguridad sin olvidarnos de zapatillas sudadas, globos o luces de neón.

Estos Amplis sirven para mejorar ciertos ataques como llamaradas, que lanza bolas de fuego con cada golpetazo, o espacio personal, que crea un campo de fuerza que derriba a todos los enemigos, o ‘rebotexplota’, que causa daños al rebotar sobre algún objeto del escenario, etc.

Tened en cuenta que en Sunset City, casi cualquier superficie que veamos nos sirve de cama elástica para tomar impulso y saltar muy, muy alto. A esta categoría pertenecen todos los techos de los coches, algunos árboles y arbustos, sombrillas, toldos, ventiladores, etc. Es muy divertido ir saltando de estructura en estructura mientras aprovechamos para atacar desde arriba a todos los enemigos, con el daño que eso les provoca.

sunset_overdrive_analisis_gz_12

Pero hay más ‘poderes’ además de los Amplis. Luego están los Turbos, que son una red de potenciadores para cuestiones concretas de nuestro héroe. Cada uno de ellos se va activando y mejorando con cada acción que realizamos. Sin ‘grindeamos’ mucho, sin parar, o saltamos, o nos columpiamos por debajo de los cables, el juego nos recompensará con unas insignias que, al sumarse, nos permitirán ir abriendo nuevos Turbos y sus mejoras.

Con ellos podremos ganar potencia de ataque contra enemigos concretos, mayores bonificaciones de salud, blindaje sobre monstruos o soldados (los robots de Fizzco son especialmente puñeteros), potenciadores de armas concretas contra enemigos finales, que los hay y son súper divertidos, o mayor ‘finura’ a la hora de movernos por la ciudad. Si potenciamos estos últimos Turbos, nuestro héroe será capaz de moverse más rápidamente, con mayor agilidad y ganaremos más puntos con cualquier cabriola que llevemos a cabo, lo que aumenta el indicador de estilo y, a su vez, nos otorga mayor poder contra los enemigos.

Armas y trampas, esos recursos fáciles… y necesarios

En Sunset Overdrive tendremos armas, eso está claro, y siguiendo el tono del juego serán un auténtico cachondeo. Empezamos con una sencilla escopeta llamada compensador llameante, que tiene una buena potencia de disparo aunque su cadencia no es la más alta y seguiremos con el matarang, el lanzaproyectiles (con ositos de peluche) OsiTNT, la pistola de Harry el Sucio y los fusiles de asalto alta fidelidad y solo éxitos que tiran vinilos a los enemigos y que son auténticamente desternillantes.

sunset_overdrive_analisis_gz_01

A todas estas armas también podremos añadirles Amplis para ir mejorando alguna cualidad como la potencia de disparo, la cadencia de tiro y, en el caso de las dos últimas, la cantidad de rebotes máximos que puede dar un disco de vinilo antes de desaparecer.

Sunset Overdrive tiene también una pata Tower Defense realmente explosiva que tiene que ver con algunos desafíos y que consisten en que por las noches debemos proteger los depósitos de Over Charge Delirium XT y resistir a las oleadas de colgados y jefes que los guían. Para proteger nuestro enclave tendremos barricadas y, lo más divertido de todo, una serie de trampas que podremos colocar en los accesos para evitar que nos entren hasta la cocina.

Estas trampas se van consiguiendo con las partidas y las hay de varios tipos: machete, que consiste en varias hojas giratorias que rebanan a los enemigos por la mitad, el tablón lanzador que hace rebotar a los enemigos o el géiser pirotécnico que cuando un enemigo toca la trampa, ésta lanza una serie de llamaradas que los incineran.

sunset_overdrive_analisis_gz_09

Obviamente, además de estas herramientas, podremos estar eliminando enemigos sin parar, con nuestras armas de disuasión que antes os contamos y que nos van a permitir evitar que los colgados lleguen hasta el lugar donde almacenamos la bebida energética que les tiene tan enganchados.

Sunset City, un espacio gigantesco

La ciudad que alberga el juego es inmensa, de esas que apenas da la vista para contemplarla y no precisamente por que la consola tenga limitaciones a la hora de enseñarla, para nada. Es precisamente por su gigantismo por lo que tendremos una feliz sensación de libertad total.

Al fin y al cabo Sunset Overdrive es un ‘open world’ donde tendremos una historia principal que seguir y luego decenas de pequeños cometidos que nos van a reportar monedas y recursos para ir mejorando todo ese entramado de Amplis, Turbos, armas, trampas, etc. que podemos ir cambiando. O la propia apariencia de nuestro héroe, que de una misión a otra puede ser totalmente distinto, cosa que es de agradecer a Insomniac Games.

sunset_overdrive_analisis_gz_27

Por el mapa de Sunset City tendremos muchas cosas que hacer pero las más importantes, además de las misiones que hacen moverse al argumento, son los desafíos. Los hay de muchos tipos y están representados en el juego por unos puntos verdes con forma de cronómetro.

Esa organización de las misiones es secuencial y aunque la historia que tiene es una completa locura, la verdad es que está bastante bien llevada y cuenta con algunos giros muy divertidos. De todas formas, mirad que Sunset Overdrive podría caer en la repetición contínua de las mismas fórmulas pero no se sabe muy bien cómo, va alternando cometidos en las distintas fases haciendo que no nos cansemos nunca.

Aunque lo más básico es llegar a una zona del mapa y limpiarla de enemigos para recoger un objeto, o investigar algo, de vez en cuando se alternan otros tipos que van cambiando la dinámica de juego. No son muchos, pero sí los suficientes como para oxigenarnos y olvidarnos de eso que llevábamos ya unos cuantos minutos haciendo.

sunset_overdrive_analisis_gz_20

En este punto hay cosas tan divertidas como protagonizar los shows televisivos de Buck, haciendo lo que nos va pidiendo y que empiezan con unas simples muertes de colgados de rebote y terminamos llamando a un tren de mercancías para que provoque una auténtica carnicería de colgados.

Una ida de olla genial

Sunset Overdrive es una de las grandes sorpresas del año, exclusivo para Xbox One, y de esos juegos que cuando los ves esperas mucha locura y pocas ideas, pero que rápidamente nos saca de nuestro error sin dudarlo. La cosa empieza por su divertida puesta en escena, por el ‘grindeo’, el no parar de movernos y terminamos por lo ‘adictivo’ que se vuelve cuando seguimos jugando y completando ‘quests’ como si fueran pipas.

La historia es completamente anecdótica, pero está contada con tal frescura, ligereza de ‘improperios’ y descerebramiento, que rápidamente querremos ver en qué acaba ese apocalipsis. Tened en cuenta que Insomniac ha llenado Sunset City de personajes estrambóticos, caprichosos, odiables y en algunos casos, de una ridiculez que le vienen muy bien al juego, que llega a entretener simplemente por los diálogos de sus protagonistas que son para troncharse.

sunset_overdrive_analisis_gz_13

Además, las misiones muchas veces están puestas para partirse de risa, invitándonos a llevar a cabo tareas que son ridículas hasta el extremo, inutiles en su concepción y tronchantes cuando nos detenemos a pensar que qué narices nos están mandando. Antológica es la misión de buscar a un personaje y encontrar tres evidencias que nos digan dónde puede estar. O la del miembro de los Oxford que nos pide ir a buscar a sus padres y la cosa acaba como acaba…

Todo en Sunset Overdrive es excesivo, como su apartado gráfico, que esboza de mejor manera cómo podría ser el futuro de los juegos en la nueva generación, con entornos increíblemente llenos de detalles, con modelados a la altura del hardware de Xbox One y con una suavidad de las que quitan el hipo y que le alejan de cualquier horrible parecido con Xbox 360 o PS3.

sunset_overdrive_analisis_gz_07

Pero hay más. El juego apenas duda al mostrar cada palmo de terreno de Sunset City, que la podremos ver en toda su inmensidad desde cualquier punto elevado. Mirar a ver hasta dónde llega nuestra vista es algo que impresiona, por la cantidad de elementos que se ven en pantalla y que parecen estar puestos para hacer más grande el espectáculo.

Por si fuera poco, el doblaje del juego es perfecto, con voces profesionales de esas que nos suenan de series y documentales, con una personalización sublime en lo que a tacos, insultos e improperios nos dedican los enemigos: están puestos todos en contexto y realzan la intención gamberra de todo el juego. Hasta las músicas acompañan, con esos toques ‘rockeros’ que le dan cierto barniz moderno del que presume desde el primer instante.

sunset_overdrive_analisis_gz_23

Sunset Overdrive es una auténtica gozada, que nos engancha al principio por su acabado técnico pero que rápidamente nos cautiva por su diversión, por la sencillez de planteamientos, por lo rápido que nos divertimos y por lo bien pensada que está la curva de su dificultad.

Sunset Overdrive es uno de los mejores juegos de este año 2014 en todas las plataformas. Y si nos ceñimos a las de nueva generación, un claro ejemplo de lo mucho y bueno que puede salir de ellas cuando un estudio se lo trabaja de verdad.

Soberbio.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios