Thief ya está entre nosotros. Ya sabéis, la saga creada por Looking Glass Studios y de la que se encargó entre 1998 y 2000 haciendo las dos primeras entregas (Thief The Dark Project y Thief II The Metal Age) que luego pasó a manos de Ion Storm en 2004 para hacer Thief Deadly Shadows y que, finalmente desde 2009, entró a formar parte de la colección de IP famosas que atesoraba Eidos Montreal. Y en eso estamos…

Fue en el mes de septiembre del año pasado cuando Koch Media nos invitó a ver y probar por vez primera Thief. Cuando leí el mail informando de la convocatoria me acordé de la saga de PC, lugar en el que nació y al que ha pertenecido siempre salvo contadas excepciones donde llegó a la Xbox original. Pero en general, aunque tenía buenos recuerdos, no era de esas series que uno estaría deseando que volvieran a la vida. Para nada…

Luego, tras jugarlo vimos lo que vimos… y no estaba nada mal. Se trataba de un ‘retell’ (eso nos dijo Joe Khoury, ‘producer’ del juego) aunque también lo podríamos llamar ‘reborn’, como en el caso de Tomb Raider que también pertenece a una de las patas de Eidos y que Thief parece haber emulado en su regreso al mundo de los vivos. Ese primer día de juego (con la versión PC) ya apuntamos algunas cosas que nos gustaron y, sobre todo, echamos en falta ver cómo era realmente la evolución de la historia, eso que algunos llaman ‘curva de aprendizaje’ y que es lo que de verdad nos engancha (en el buen sentido de la palabra).

analisis_thief_gamerzona_11

Ahí quedó esa primera toma de contacto con este Garrett remozado. Un buen sabor de boca que no pudimos volver a saborear hasta mediados de enero, cuando fuimos a las oficinas de Koch para disfrutar de las cuatro primeras horas de la versión PS4. Ahí ya pudimos empezar a atisbar todo eso que no fue posible ver en la primera toma de contacto, iniciando la historia y viendo cómo arrancaba Thief en sus primeros tres capítulos.

Sin duda, fue esa segunda jornada la que ya nos puso los dientes largos hasta que hace unos días recibimos la versión final de Xbox One y ya pudimos meternos de hoz y coz en él, y ver si todo lo que ya habíamos intuido se cumplía a rajatabla. Pues bien, sin temor a que me pongan ‘a caer de un burro’, sin duda Thief es ahora mismo uno de los mejores juegos con los que podríamos encontrarnos en lo que llevamos de 2014 y parte de los últimos meses de 2013. ¿Y eso? Pues mirad…

No he venido a hablar de mi Tenebra

Si queréis podemos malgastar bytes de tinta electrónica en repetir la historia que hay detrás, que si la Tenebra que padecen muchos de los habitantes de la ciudad, que si hay un Barón que los tiene sometidos a todos, que si se está orquestando un movimiento de rebelión liderado por un tal Orión y luego está la Primigenia, que es una especie de poder místico que tiene mucho que ver en todo lo que ocurre en el juego. Y por otro lado está Garrett, un señor al que le gusta coger todo lo que no es suyo y que por esos accidentes del destino tiene reservado un papel estelar en esta trama.

analisis_thief_gamerzona_13

Ya os digo que la historia no tiene mucho más, salvo seguirla con atención dentro del juego ya que esa es una de las claves de Thief: la solidez de lo que nos cuenta, los acontecimientos que se van sucediendo y que, sin duda, consiguen agarrar al jugador donde más le duele, es decir, del gamepad… por lo que acaba sucumbiendo e intentando conocer qué (*$%?!) está pasando entre tanto lío de enfermedades, barones, lugartenientes y traiciones.

Eso está muy bien, pero sin un modo de juego que lo sostenga poco se podría hacer. En esencia Thief no cambia demasiado los trazos con los que se pintaron los tres primeros títulos de la saga pero está claro que han añadido muchos elementos que le convierten en el mejor de la serie. Algo parecido a lo que ocurrió entre 2013 y 2014 con Lara Croft y su totémico Tomb Raider. ¿Alguien pensaba que sobre la base de la acción y la aventura podría haber existido una mejora tan espectacular? Pues igual le ocurre a Garrett, que en este juego se redondea el concepto que le dio vida hace más de 16 años.

La Ciudad tiene toda la culpa

Sin duda son muchos los elementos que están de sobresaliente en este Thief, pero hay por encima de personalismos un protagonista absoluto de la historia: la Ciudad. Es su diseño, cómo está pintada y cómo se estructura donde podríamos encontrar la clave de su tremendo atractivo.

analisis_thief_gamerzona_02

Garrett puede hacer muchas cosas por que cada una de las calles están llenas de personas que esconden cosas, muchas cosas y que todas tienen un valor. No esperéis, por cierto, que haya un solo rayo de luz en esta Ciudad porque casi todas las misiones tienen lugar de noche y si no lo es, hay algún elemento climático que hace que lo parezca. Ya sabéis, una buena niebla para enredar lo suyo o el humo espeso de algún incendio. Total, una de las claves de la historia y que mejor retratan el trabajo de Eidos Montreal es la ambientación tan abrumadora de Thief.

Y es que cuando vas pasando los capítulos y sabes lo que ocurre, te das cuenta que hasta en esos ‘minimísimos’ detalles han reparado sus creadores llegando al extremo de que la Ciudad acaba por convertirse en el espejo que refleja lo que ocurre en el argumento. Una especie de declive que evoluciona al mismo tiempo que el papel de los héroes y villanos del juego. Así, cuando las tinieblas invaden la historia, las calles de la ciudad se vuelven más terroríficas y a medida que algunos personajes van perdiendo la cabeza, esa misma Ciudad va desmoronándose a su alrededor.

Es, sin duda, un trabajo abrumador, que no solo se sustenta en gráficos o texturas mejor presentadas (en ‘next-gen’ son sublimes) adornadas después con efectos de luces de esos que nos dejan con la boca abierta. No. Estamos hablando de un un conjunto general pensado al milímetro y que nos ofrece incontables maneras de jugar con Thief. Tanto por herramientas del protagonista como por caminos que nos regala cada mapa.

Si no es por aquí, será por otro lado

Sabéis que muchos juegos suelen presentarse diciendo aquello de que tenemos libertad para hacer las cosas de la manera que más nos apetezca y luego esto… no es así. Pues bien, en Thief se producen varias combinaciones que hacen que esto sí sea así. Por un lado están los mapas, que tienen varios caminos de solución, sobre todo en las misiones principales del argmuento donde hay que entrar en mansiones, torres, manicomios, etc. Es ahí donde es posible elegir si queremos hacer ruido o entrar sin que nos vean.

analisis_thief_gamerzona_03

Precisamente, siempre hay tres formas de afrontar los problemas. Bien cogiendo las armas y acabando con los enemigos, pasando como unos fantasmas sin que sepan que hemos estado allí o administrando una parte de cada una de estas estrategias en lo que Thief llama ‘oportunista’.

Pero claro, luego está el mapa, que deja hacer lo que deja hacer y eso condiciona mucho cómo nos movemos. Tras echarle unas cuantas horas a este título hemos comprobado cómo al rejugar las misiones ya completadas encontramos nevas formas de acceder a los sitios, o partes del escenario que no habíamos visto por que habíamos decidido ir por otro lado. Esta sensación de variedad no hace sino refrendar el gran trabajo llevado a cabo por sus programadores, que no sólo se han querido quedar en lo estético sino que han metido la mano hasta las entrañas mismas del concepto ‘thief‘.

Garrett es el protagonista, ¿lo dudabais?

Como buen juego que se precie de actual y moderno, el personaje va sufriendo una transformación a lo largo de la historia y merece mucho la pena ver cómo lo que ocurre a su alrededor le va cambiando. Es de agradecer que los diálogos parezcan serios y creíbles y que de buenas a primeras la personalidad de nuestro ‘ladrón’ no cambie para convertirse en un santo. Esto por suerte no llega a ocurrir y tiene un culpable… la Ciudad.

analisis_thief_gamerzona_10

Como ya os hemos dicho, la Ciudad es ‘de facto’ la auténtica protagonista del juego y columna vertebral sobre la que luego se articula todo lo demás. Es una delicia estar subidos a una cornisa y escuchar las conversaciones de la gente que, temerosa de contraer la Tenebra, evita que el pillaje de los desesperados acabe por robarle las joyas de la familia. Es en ese momento cuando el juego nos dice, “¡eh!, ¿has escuchado eso? ¡Venga a robarlo que tienes que ganar oro!”. Y nos ponemos en marcha.

¿Oro? ¿Para qué queremos oro? Pues muy sencillo, para conseguir munición para nuestro arco, comida o flores para la concentración que le permiten a Garrett tener una visión de lugares en los que se pueden activar trampas o el punto desde el que nos vigilan los enemigos. Pero tan importante como el arsenal que llevamos (yo lo usé muuuuy poquito) son las herramientas. Si vas a ser ‘fantasma’ u ‘oportunista’ será vital que te hagas cuanto antes con tres artilugios en tu inventario: el destornillador, la cuchilla y las tenazas. ¿Y eso? Pues por que en determinados mapas nos evitarán algún que otro disgusto y, sobre todo, llegar a nuestro objetivo más rápidamente y por zonas del mapa que de otra manera no llegaríamos a ver jamás.

analisis_thief_gamerzona_01

Como ya contamos en los otros artículos de impresiones de este juego, el oro es básico para hacer donaciones a la Reina de los Mendigos ya que nos lo cambiará por puntos de concentración que sirven para mejor el sigilo, el combate, la habilidad de robo, el ruido que hacemos al andar, etc. Este último aspecto, por cierto, debéis tenerlo muy en cuenta y es que estamos ante un título de disfrutar con los auriculares puestos, ya que el más mínimo roce con el suelo o con un objeto puede hacer que pájaros y perros empiecen a chillar, llamando a los guardias y chafándonos nuestra inflitración. ¡Una faena!

Acción, aventura y puzles muy bien administrados

Hemos hablado de la historia brevemente, de los personajes que hay dentro y hasta de la ciudad, que es casi como un personaje más de todo este entramado. Pero sin duda, la última pata de Thief está en su ritmo, en la alternancia de distintos tipos de misiones que nos alejan de la monotonía que, por desgracia, podría haberlo invadido todo.

Aquí Eidos ha tirado de experiencia para dosificar cada tipo de juego de tal manera que nunca estemos haciendo lo mismo. Así, hay fases de infiltración, de entrar en un escenario, en otras tendrán más peso el acabar con ciertos enemigos o esquivarlos y, también, nos encontraremos con puzles o cajas fuerte cuyas combinaciones están escritas en documentos que se recogen por los escenarios.

analisis_thief_gamerzona_05

Toda esa variedad hace que no nos cansemos nunca y que siempre que tengamos pensado ‘dejarlo ya, que es tarde’, nos convenzamos de que no, que podemos ‘seguir un poquito más’. Si os soy sincero es cada vez más complicado encontrar juegos así, que nos susurren al oído constantemente eso de ‘una vez más’ y en eso Thief es un verdadero maestro. Sobre todo porque no estamos hablando de un juego en el que completemos la historia y ya está. No. Aquí es posible salir de la misión para escuchar las voces de los ciudadanos e ir luego a robarles a sus casas, coger nuevos encargos de personajes que hay disperosos por la urbe o rejugar las misiones que ya hemos hecho intentando hacer otros caminos que no habíamos visto.

Por decirlo de una forma gráfica, estamos ante un título 100% reciclable que aun cuando creamos haberlo terminado, todavía tendrá ocultos tesoros o coleccionables que llevar a nuestra guarida en la Torre del Reloj. O retos en el modo Desafío que podremos llevar a cabo en lugares específicos de la hisotria como la Mansión Northcrest, la Casa de las flores o el Manicomio de Moira. ¿Desafíos? Sí: ‘encadenar y ganar’ para reunir notines encadenando combos que multpiplican la puntuación, cacería de botín especial para hallar tesoros ocultos con los indicadores de frío/calor y ‘encadenar y ganar limitado’ que es como el primer modo pero con una cantidad de tiempo mucho menor.

Thief, ¿ladrón de guante…?

Garrett ha vuelto y, como Lara Croft, lo ha hecho a lo grande. Con un juegfazo de principio a fin. Por historia, por personajes, por diálogos, por habilidades del protagonista, por un diseño de producción (que dirán en cine) digno de mención, que recuerda mucho al estilo que disfrutamos en Dishonored pero más oscuro y tenebroso que consigue meternos en el cuerpo la emoción de todo lo que pasa en él.

analisis_thief_gamerzona_06

Es más, hubo momentos en algún que otro capítulo (en el caso del Manicomio de Moira) en el que llegamos a revivir viejas sensaciones ahora olvidadas, como la que tuvimos al jugar por vez primera con aquel mítico Bioshock en su apoteósico inicio que nos llevaba hasta Rapture, la ciudad submarina.

Eso sí, después de tanto piropo, debo decir que en la versión que jugamos, la de Xbox One, vimos algunos fallitos gráficos que a un servidor, aunque le importan un comino mientras lo que vea en pantalla le convenza (como es el caso), es de justicia decirlos para general aviso, que dirían en mi pueblo. Y es que en algunos momento aparecen bajadas de ‘frames’, sobre todo en los inicios de nuevas fases. Luego durante la partida apenas se nota nada, pero esos primeros instantes de carga de una secuencua de ‘intro’ es donde aparecen estos ‘problemillas’. Amén de algunas texturas que parecen tardar en cargarse en esos precisos instantes, como ocurría con aquel problemático (a nivel gráfico) Rage de PC.

En fin. Thief es un grandísimo juego, sobresaliente y de los mejores que llevamos de este año y parte del anterior. Y en ‘next-gen’, de compra obligada por que no tendréis otro igual que reúna tantas virtudes técnicas y de juego. ¡Larga vida a Garrett!

Imágenes del juego

Vídeo del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

4 comentarios
  1. Jose 01 Mar, 14 0:08

    Pues tras jugarlo entero, decir que a mí me ha parecido un pestiño. Sinceramente, espero que los próximos lanzamientos de next gen sean mejores, porque sino…

    0
  2. dan 01 Mar, 14 8:25

    Dudo que lo hayas acabado de jugar. Este juego me hizo recordar un poco Dead space, especificamente por el capitulo del manicomio de Moira. Ese capitulo es muy opresivo, pues si buscas los coleccionables, los fantasmas te van a jugar una mala pasada. Para mi es un excelente juego que tuvo una crítica pésima por parte de disque la prensa especializada en videojuegos.

    0
  3. pedro 07 Mar, 14 17:19

    este juego para mi es una mierda total le doy un 2 / 10 y me arriesgo mas ladilloso imposible super tedioso tendra muy buenos graficos pero el la historia toda vaina es de lo peor lo jugue 30 min y ya estaba fastidiado fueron mis 49 dolares perdido…por mi parte no lo recomiendo

    0