Existen pocos juegos que hayan narrado tan perfectamente la evolución de los videojuegos en los últimos 18 años como Lara Croft y sus Tomb Raider. Títulos que siempre han estado un pequeño paso por delante y que salvo momentos muy puntuales, jamás han perdido el paso de la actualidad de las plataformas sobre las que han funcionado.

Así que cuando nos enteramos a finales de año que Tomb Raider, el que salió en la primavera de 2013, iba a tener su versión ‘next-gen’, algunos nos alegramos especialmente ya que, por cuestiones que no vienen al caso, no pude tentar ninguna de sus tres edición en de PS3, Xbox 360 o PC. Y, la verdad, hacerlo ya con esta es una auténtica gozada.

Así que por dónde empezar si a buen seguro que ya conocéis de qué va el juego y lo que ofrece. Sobre todo en sus innovaciones, que son unas cuantas si tenemos en cuenta que con este Tomb Raider (a secas), Crystal Dinamics y Square Enix han querido ‘revivir’ la saga de cara al futuro y, mucho nos tememos, con vistas a los prósperos años que nos aguardan de ‘next-gen’.

analisis_tomb_raider_de_10

La historia nos cuenta un naufragio bestial, con el barco partiéndose en dos y todo el mundo poniéndose a salvo como puede. Al final, Lara acaba en la playa y cuando ya cree que está salvada, es cuando empiezan de verdad sus problemas. Aparecen una especie de salvajes que tienen tomada una isla con unas pintas bastante infernales y que tienen la mala costumbre de matar, descuartizar y, mucho nos tememos que zamparse a todos los que iban con nosotros en el barco.

Como el juego del año pasado

El gran acierto de este Tomb Raider es el cambio radical de imagen de nuestra protagonista llevado a cabo por Crystal Dinamics, que ha sabido borrar respetuosamente esa chulería innata que le daban sus dos pistolas de siempre, con otra que es bastante más frágil y que vive durante todo el juego al albur de las circunstancias, de su instinto de supervivencia. Tanto es así que en esta aventura conoceremos a la Lara Croft más joven, la más insegura, la menos experta y que seguramente gracias a esta odisea saldrá mucho más curtida.

Aquí está la clave del juego, que no sólo nos coloca en una isla que da bastante mal rollo para acabar con los enemigos de turno, sino que no tenemos una certeza de qué narices estamos haciendo allí. El juego te lleva de la mano para empezar un camino que el jugador no sabe a dónde le lleva. Al principio está claro que queremos encontrar a alguien del barco y entonces Lara avanza forzada y sin saber qué camino coger.

Luego ya sí, vendrán los objetivos, el hecho de llegar hasta la guarida de los habitantes de esa maldita isla y de comprender lo que pasa. Pero incluso en los momentos más evidentes de ese trayecto, el juego se comporta sin fisuras, con una tremenda coherencia argumental que, de paso, ayuda con sus diálogos a que nos creamos todo lo que dicen los personajes. Y es que no hay nada peor que un juego cuyo argumento podría parecerle bueno a un niño de tres años… y no quiero dar ejemplos por que seguro que todos tenemos alguno en la cabeza.

analisis_tomb_raider_de_07

El caso es que este Tomb Raider resulta siempre apasionante, desde la primera partida, desde el primer objetivo que nos marcan gracias en buena parte a que sus creadores no se han andado por las ramas y como decía el genial Spielberg, “una película debe empezar como un terremoto y a partir de ahí, ir subiendo cada vez más”. Al poco de empezar nos damos cuenta de que Lara Croft ha abrazado la técnica de los QTE (Quick Time Events) al que nos enganchó hace algunos años God of War y que han venido repitiéndose en un mil y una sagas desde entonces.

Es en este punto donde Tomb Raider más se ha ‘uncharterizado’, ya que la serie de Naughty Dog si de algo se sirve es precisamente de esos eventos. No en vano, mucha parte de su narrativa tan dinámica viene de ahí, de meternos en secuencias QTE que duran varios minutos y que nos describen situaciones increíbles que ayudan a dar una espectacularidad visual que de otro modo sería imposible de conseguir.

analisis_tomb_raider_de_04

¿Por eso tendríamos que molestarnos y acusar a Crystal Dinamics de ‘plagiadores’? Lógicamente no. ¿Qué fue primero el huevo o la gallina? ¿Quién inspiró a quién? Pues eso. Si Nathan podríamos considerarlo un producto derivado de Lara, ¿por qué Tomb Raider no iba a poder coger un ‘minimísimo’ elemento esencial en los Uncharted? De eso se trata muchas veces, de darse unos a otros para ganar todos al final.

Se trata de sobrevivir

Eso sí, en lo que Uncharted no puede competir con esta Lara Croft de Tomb Raider Definitive Edition es en su clara inclinación ‘survivor’, es decir, completamente salvaje y asilvestrada, que no recordábamos desde los viejos tiempos de John Rambo y su película Acorralado. Es ahí donde Crystal Dinamics ha dado el ‘do’ de pecho y nos ha enganchado de una forma sorprendente.

Y es que no hay nada como un buen arco, y mucha paciencia, para acertarle a todos los enemigos del juego, que muchas veces ni se imaginan por dónde les va a venir el disparo fatal. De verdad que a lo largo del juego nuestra protagonista podrá manejar otras armas mucho más letales y contundentes, pero sacarse de la manga a estas alturas de película un juego tan rematadamente perfecto con un arco y unas flechas como base es sencillamente una genialidad. Máxime cuando la mayor parte de los que hacen aventuras como esta siempre gustan de poner en las manos del héroe un arsenal que ríete tú del que llevaban los de la Wehrmacht en la II Guerra Mundial.

analisis_tomb_raider_de_12

Pero no os asustéis, que también habrá otro tipo de armas como cuchillos, escopetas y alguna que otra cosa más recogida con miras a cazar animales y coger su carne para comer. Por que hay que comer, ya que Lara ha perdido su mochila con las provisiones y a partir de ese momento o se nutre con lo que le da la madre Naturaleza o va lista.

Llegamos al tema gráfico, a la ‘next-gen’

Todo lo anterior que os hemos contado es aplicable a esta Definitive Edition como a las que salieron el año pasado para PS3, Xbox 360 y PC, así que… ¿qué ha cambiado en PS4 y Xbox One? Pues lo más evidente son los gráficos, que son sustancialmente mejores y más espectaculares en la nueva generación.

Eso sí, no creáis que no los habíamos visto ya. Más o menos el juego pinta como lo vimos el año pasado en PC, con una gráfica potente tal que una 780 GTX aunque es más que evidente que disfrutarlo en una consola, con las ventajas que eso supone, es como para estar contentos.

En general se nota un cambio mucho mayor en las texturas. Ahí la mejora es considerable y mirar a un árbol, al río, a las piedras o a las maderas de un tunel o una cabaña es como hacerlo casi a una fotografía de verdad. Ambientalmente también hay mejoras y las brumas y efectos de lluvia, vientos, etc. son realmente bestiales, así como todo lo que tiene que ver con los personajes: las ropas, los objetos que llevan y las armas.

analisis_tomb_raider_de_14

¿Y en las caras no se notan esas mejoras? Bueno, pues hay que decir que sí y no. En el primer apartado entra Lara y algunos personajes que ven cómo las texturas de sus caras, el modelo que las sujeta, el pelo y los efectos que le aplican de mojado, golpes, etc. son realmente increíbles. Son de los de quedarse mirando para comprobar el grado de calidad conseguido.

Sin embargo, hay otros personajes que parecen dejados de la mano de dios, que están como ‘resizeados’ y puestos ahí con el menor esfuerzo posible y que no guardan el nivel de calidad que uno esperaría. Además, a estos otros protagonistas se les nota a la legua que no parecen estar como los demás por culpa de un extraño sombreado en la cara, que recuerda a algún otro de los títulos también lanzados en PS4 y Xbox One tras su paso por la ‘old-gen’ como Assassin’s Creed IV (concretamente, el primer comerciante que nos encontramos al salvarle de los ingleses). Ya os digo que el nivel general es sobresaliente y se percibe un cambio sustancial.

Es curioso, porque antes de que salieran PS4 y Xbox One uno veía en las presentaciones algunos juegos y pensaba que no merecía la pena dar el salto. Que para qué, si no se notaba tanto. Pero a medida que el ojo se hace a estas texturas con tanta calidad, a estos efectos tan reales y a una suavidad de pantalla tan evidente, esa distancia técnica se percibe mucho más y cuando volvemos a PS3 y Xbox 360 se notan, y MUCHO, la calidad que las separa.

analisis_tomb_raider_de_15

En Tomb Raider Definitive Edition es así. Hay más calidad gráfica en el juego de PS4 y Xbox One y eso se nota en cada pantalla y misión que jugamos.

Si fuiste como yo, de los que no probó el juego cuando salió hace algo menos de un año para PS3, Xbox 360 y PC y tienes una PS4 o una Xbox One, desde luego que es una compra casi obligada porque es la primera de las aventuras en tercera persona que podrás vivir en la ‘next-gen’. Además, no es un título cualquiera: estamos hablando de Lara Croft y eso, en el mundo de los videojuegos, es decir mucho.

Sensacional.

Imágenes del juego

Vídeo del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Mangart Facatativa 12 Feb, 14 3:39

    Es un juego alucinante, sin duda supieron como darle una nueva cara a la saga sin que perdiera su esencia (muy diferente a lo que sucedió con resident evil). adictivo y lleno de razones para jugarlo de nuevo. Uno de los mejores títulos que e jugado…

    0