Allá por febrero de 2014, PS Vita recibía Toukiden The Age of Demons, un título que perpetuaba el arquetipo creado por Monster Hunter varios años atrás. Ahora, 13 meses después, los jugadores recibimos Toukiden Kiwami, una expansión del juego original que sale para PlayStation 4 y PS Vita.

La respuesta principal es clara y directa: ¿merece la pena respecto a su predecesor? Si no se tuvo éste, pues sí (siempre que uno sea amante de este género); en cambio, si se poseyó el homónimo, quizás las novedades no tengan tanto peso como para realizar un nuevo desembolso. Pero vayamos más despacio.

toukiden kiwami

Toukiden Kiwami incorpora todos los elementos que hicieron “famoso” a The Age of Demons. De esta manera, el título parte de la misma premisa a nivel narrativo: la guerra entre los demonios y los humanos. El mundo que “conocemos” está al borde del caos y nosotros, como asesinos/guerreros, tenemos que salvar a éste del más absoluto oscurantismo.

Esta base argumental es la misma que la del juego original, salvo por la inclusión de una trama adicional que arranca tres meses después del epílogo principal. Asimismo, también se añaden dos nuevos personajes, además de los ya conocidos en la etapa anterior.

Es simple, correcto, pero conjuga con gran celeridad con el jugador gracias a sus líneas de diálogo bien hilvanadas. Van directas, al grano, sin muchos rodeos previos a cada misión y con la libertad de los RPG (donde cada uno elige con quién quiere hablar). Pero hay un “pero” –valga la redundancia-: viene completamente en inglés. La traducción al castellano vuelve a ausentarse de un juego de Omega Force, una auténtica pena dado que este género sí tiene más cabida en nuestro país que otras obras suyas (véase Dinasty Warriors o Warriors Orochi).

A nivel narrativo, como decimos, cumple notablemente, hecho que se ve apoyado por la mecánica en sí del juego. Al igual que en Monster Hunter, el jugador va aceptando las misiones (contratos) que quiere realizar. Cada capítulo del juego está compuesto por varias de éstas, mientras que luego hay otras secundarias donde hay que recopilar los objetos que algunos personajes nos piden.

toukiden kiwami

Este sistema es intuitivo y se agradece, ya que no obliga a dar vueltas por el mapa y derivados, sino a acercarse al mostrador y elegir la “quest” que queramos –y que esté disponible en ese momento, obviamente-. Las misiones a desempeñar son muy variopintas, desde sobrevivir a hordas hasta coger un material en concreto, pasando por los clásicos jefes finales.

Una vez elegido el “objetivo” a realizar, entramos en el campo de batalla. El mapa recordará inmediatamente a otras producciones de Omega Force, con áreas bien delimitadas y unas “puertas” que sirven para realizar los tiempos de carga.

Hasta cuatro personajes –contando el nuestro- pueden aparecer en pantalla, además de una cantidad adecuada de enemigos. Tanto la IA aliada como enemiga responden muy bien, una característica que se ha actualizado respecto a su antecesor (donde los compañeros apenas quitaban daño y se quedaban estáticos).

toukiden kiwami

No obstante, el problema de este Toukiden Kiwami recae sobre el propio sistema jugable. ¿Es malo? En absoluto. Más allá de la cámara, que en este caso sí deja mucho que desear, el “problema” más grande que tiene el juego es que los escenarios son repetitivos, al igual que también se nota la escasez de combos.

Dependiendo de la clase elegida habrá un ataque u otro, pero son ataques predefinidos que tendrás que repetir durante toda la aventura. Asimismo, hemos echado en falta un mayor componente RPG.

toukiden_655 (4)

Aunque el jugador puede subir de nivel tanto armas como armaduras (incluso crearlas a través de los objetos recogidos, uno de los puntos fuertes del juego), no habría estado de más una inclusión propia del rol, como el incremento de niveles o la personalización de estadísticas. Por tanto, todo se resume en armas, armaduras y los mitamas, que son unas “invocaciones” que se acoplan al arma y añaden una serie de habilidades no ejecutables.

Es una pena que no se haya potenciado este apartado con más esmero, ya que las posibilidades de expansión son casi infinitas. De hecho, no descartamos el lanzamiento de una segunda entrega con todas estas mejoras, que se antojan casi obligatorias si el juego quiere sufrir un nivel de cambio exponencial.

toukiden kiwami

Mejor con colegas

Jugar individualmente está bien, no lo vamos a negar, pero disfrutar de las partidas en cooperativo es mucho más divertido. Al igual que en Monster Hunter, el factor “amigo” es un aliciente importantísimo para disfrutar de las misiones.

En el vídeo que podéis ver a continuación se muestran dos objetivos cooperativos realizados junto a los youtubers DSimphony y Naishys. Los tiempos de cargas son casi inexistentes, no se encontraron problemas de conexión en los combates siguientes, y el único “problema” se halló a la hora de encontrar lobby (que podría tener un sistema más rápido, simplemente con la invitación a partida en el listado de amigos de PSN).

Y para finalizar, destacar un apartado imprescindible: este análisis se ha jugado bajo la versión de PlayStation 4. El juego se mueve a 1080p, en efecto, pero se nota que es un port realizado desde PS Vita. Más allá del mal acople de la cámara ya comentado, tanto el diseño de personajes como mapas goza de poco nivel de detalle, incluso con la sensación de estar vacío. Cumple, sin más.

Toukiden Kiwami es un juego orientado a toda esa masa de jugadores que quiere disfrutar de “cazas” cooperativas. No es Monster Hunter, pero sabe jugar sus cartas de manera notable. Esperemos que para la segunda parte nos sorprendan con características de peso. No se espera menos.

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios