Tropico 4 se estrena de la mano de FX Interactive en una edición de lo más cuidaday completa. Lo mejor del género de estrategia se da la mano con la gestión política y el humor en un título redondo y perfecto para amantes del género. ¿Conseguirá dominar la escena?

Sin duda, Tropico 4 ha acaparado buena parte de la mirada de los aficionados al género. No en vano, su éxito ha sido reconocido internacionalmente y, desde ya, podemos afirmar que no defraudará a los seguidores de la saga. Además, tal y como apuntábamos anteriormente, se trata de un título muy accesible. Se nota que en Haemimont Games se han esforzado por aumentar las posibilidades de juego sin echar para atrás al jugador casual, algo que conseguirá gracias a un manejo sencillo y fácil de digerir. Es cierto que el título no es revolucionario ni pretende serlo, pero sabe cómo enganchar a los gamers.

Si además aderezamos todo con buenas dosis de ironía y humor, Tropico 4 cuenta con los ingredientes perfectos para no pasar desapercibido. Como sabéis, el juego nos permitirá encarnar la figura de un político al mando de una nación. Las premisas a seguir son de lo más sencillas: Consigue un pueblo feliz, domina las facciones con inteligencia y prepara tu caribeña región para los azotes de la madre naturaleza. En este sentido, Tropico 4 no deja de constituir una opción más dentro del género de la estrategia y la gestión de recursos, si bien su tono político y cargado de humor le convierten en un juego inconfundible y repleto de estilo.

Así pues, la campaña nos ofrecerá amplias horas de juego y el modo libre otorgará una gran rejugabilidad. Hacerse con las riendas no será complicado gracias a su tutorial, completo y sencillo, que guiará nuestros primeros pasos en el juego. De este modo, y resumiendo su esencia, tendremos que conseguir la felicidad de nuestros ciudadanos atendiendo a sus necesidades básicas y secundarias. En este sentido, será fundamental dotar a tu pueblo de una gran estructura en forma de construcciones, valorar su libertad, el respeto y todo movimiento que te permita ganarte su confianza o miedo.

Contaremos con zonas agrarias, muelles, haciendas mercados; bares para el ocio; iglesias para dar soporte al espíritu del pueblo; o clínicas y hospitales para los ciudadanos sin olvidar, claro está, sus viviendas. El abanico es amplio y de lo más variado, teniendo un amplio control sobre este tipo de gestiones e, incluso, los recursos humanos de la zona. Evidentemente, cuidar las necesidades secundarias será otro de los puntos clave del juego y como buen político deberás atender a las zonas más azotadas por la delincuencia, la contaminación y, ni que decir tiene, velar por la libertad de tus ciudadanos… o todo lo contrario.

Y es que elegir tu estilo será otra de las grandes bazas del juego. Podrás ser un cruel tirano, un simple tecnócrata, o intentar realizar tu pequeño paraíso socialista. El control de las facciones será fundamental para la consecución de tus objetivos. En tu mano está favorecer a unos u otros y posicionarte con religiosos, intelectuales, comunistas o capitalistas. El equilibrio se traducirá en una reelección… o un golpe de estado. Por si fuera poco, las potencias intentarán marcar el destino de tu pueblo… ojo con las invasiones. ¡Ah! y cuidado con los desastres naturales, muchos de ellos amenizarán tus partidas sacudiendo a tu amado pueblo.

Como veis, se trata de un juego repleto de posibilidades y con un abanico de opciones amplio que,  prometemos, no asustará a los jugadores primerizos. La gestión económica y diplomática te harán tomar decisiones sorprendentes, y la elección de tus ministros será clave. Un juego que aporta libertad y que transmite una gran sensaciones de poder. Sentir que tomas las riendas es tan divertido como satisfactorio y en ello, obviamente, residirá gran parte de su encanto.

A nivel gráfico, el juego responde con eficacia. Se muestra fluido y goza de un diseño notable. Tanto en el plano visual como en el sonoro, es evidente que, quizá, podría dar mucho más de sí pero, a nuestro juicio, no son estos los elementos que marquen la diferencia entre un juego destacado y otro del montón y, ni que decir tiene, Tropico 4 pertenece a la primera categoría. Un título recomendable, necesario y peligrosamente adictivo. No te decepcionará.

Imágenes del juego

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

Sin comentarios