Muchas veces nos obcecamos en pedirle a los juegos que sean perfectos y nos volvemos locos exigiendo que nos entre por los ojos, que cuente con un apartado gráfico incontestable donde no haya lugar a dudas de que eso que vamos a jugar pertenece a una nueva generación. Pero mira tú por dónde que salen títulos como Valiant Hearts The Great War y todo eso que queremos se va a hacer gárgaras.

No es algo nuevo que Ubisoft haya inventado con este título, pero estos desarrollos con alma ‘indie’ empiezan a ser la auténtica salsa del mercado. Los que mueven el apartado de las ideas, de las apuestas arriesgadas y que con su precio bastante más barato que el ‘full price’ completan las horas que les faltan de juego con otros elementos que, por decirlo de una manera cursi, tocan el alma. El corazoncito ese que tenemos todos.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_19

Valiant Hearts The Great War hace eso último de dos maneras distintas. Por un lado tocando un tema que no es para nada divertido y, por otro, dejando su apartado gráfico, su dirección artística, en manos de un ‘engine’ que se está revelando como una auténtica maravilla.

La Gran Guerra… Mundial

Del primero hay que decir que Valiant Hearts nos cuenta la historia de cinco perosnajes que estuvieron en el conflicto del que se cumplirán 100 años el próximo 28 de julio, momento en el que se declraron la guerra las principales potencias europeas. Un acontecimiento que es conocido como ‘La Gran Guerra’ y que, aunque quedó muy lejos del poder destructivo de la Segunda Guerra Mundial, fue la primera de una magnitud tan grande en países implicados y millones de muertos.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_17

No créais que Ubisoft ha cogido a un guionista y le ha puesto a escribir lo primero que se le pasase por la mente, no. Para inspirar el desarrollo del juego se ha realizado un trabajo minucioso de documentación brutal, atendiendo a personajes, hechos y datos de todo tipo que tienen un único objetivo: que seamos capaces de ponernos en la piel de los protagonistas.

Estos cinco héroes anónimos son, por orden, Emile, un granjero francés que será capturado por lo alemanes, Freddie, un ciudadano americano que acabará en las filas del ejército aliado luchando contra las Potencias Centrales, Anna, una estudiante belga, Karl, un alemán que solo desea volver a casa y encontrar a su amada y, por último, Walt, un dóberman que fue criado en una perrera militar alemana y adiestrado para servir como perro de asistencia en el ejército.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_05

Valiant Hearts The Great War nos lleva por cuatro grandes capítulos que se dividen a su vez en siete fases distintas donde viviremos algunos de los acontecimientos más destacados del conflicto. Desde los bombardeos de Reims a la batalla de Montfaucon en lo que es una precisa recreación del Frente Occidental con batallas como la del Marne o la del Somme.

Los tiros están por el fondo

Pensaréis que con un argumento así, una ambientación tan bélica y, encima, enfocada desde el punto de vista de la tragedia más elemental, Valiant Hearts no es un ‘shooter’ ni un título de estrategia sino una aventura gráfica que salpica distintos géneros para conformar lo que Ubisoft llama acertadamente “una novela gráfica convertida en videojuego”.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_07

Este título no está creado para que soltemos carcajadas sino para que sintamos en primera persona lo desgarradora que es la guerra. Para ello tendremos que completar con cada personaje unas misiones respetando las habilidades que les adornan. Así por ejemplo el francés Emile puede cavar, Anna curar a los heridos y Freddie cortar alambradas mientras que Walt, el perro, acepta nuestras órdenes para encontrar objetos que nos ayudarán a completar los objetivos, accionar palancas y otros elementos que serán necesarios para seguir en la aventura. O recoger coleccionables hasta conseguir obtener los 100 que hay escondidos por todas sus fases.

Éstos tipos de juego, precisamente, son de los más variados y van desde puzles sencillos o momentos de infiltración y sigilo donde debemos dejar fuera de combate a un enemigo previa maniobra de distracción. ¿Más? Sí, demolición de estructuras, usar objetos en puntos concretos de la pantalla… todo en Valiant Hearts The Great War está medido para funcionar fácilmente, sin muchas complicaciones.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_04

Anna se sirve de unos minijuegos musicales para ir recuperando a los heridos en el campo de batalla, en una especie de QTE (quick time events) donde hay que pulsar el botón correcto en el momento adecuado. Por suerte, en Ubisoft han mantenido la dignidad del acontecimiento histórico y han recurrido a una banda sonora muy bien escogida, con piezas clásicas que dan un toque todavía más dramático para esos hechos que nos cuentan en pantalla.

Si hubiera que resumir mucho cómo se juega con este Valiant Hearts The Great War, podríamos decir que estamos ante una aventura gráfica (de esas donde hay que coger objetos -solo podemos llevar uno- y usarlos en momentos muy concretos) con apariencia de novela gráfica.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_02

Tan importante como lo que ocurre son las descripciones, los hechos, lo que les pasa y lo que padecen los protagonistas… y a fe que cuando nos metemos en su piel, Valiant Hearts acaba por impresionar ya que todo eso que jugamos no son simples anécdotas sino hechos reales, dramas que, por suerte, no nos ha tocado vivir a ninguno de los que estamos actualmente en el mundo.

Pocas horas de juego, pero muy intensas

Seguramente que pensaréis que este juego no se justifica por la ‘pinta’ que tiene, pero hay que recordar que a este palo del UbiArt pertenecen pequeñas obras maestras como los dos últimos Rayman o el celebrado Child of Light. Así que ya sabéis de lo que es capaz cuando se une esta tecnología 2D (y medio-3D) con el talento de los franceses.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_03

Visualmente es uno de los títulos más bonitos que hemos jugado, cuyo placer reside en su sencillez, en su fluida manera de contarnos la historia y en la efectividad de su mensaje. Da igual lo poco reales que parezcan los gráficos, la historia consigue ‘llegarnos’ y mucha culpa de ello la tienen los gráficos, el motor, el ritmo narrativo, su lenguaje visual y el gusto con el que Valiant Hearts ha sido diseñado.

Luego, cuando nos ponemos a jugar, que es de lo que se trata, es cierto que el ritmo de la partida sube y baja, sobre todo al final. De las 6-8 horas, las tres primeras son las mejores aunque solo sea por que todavía andamos hechizados por la puesta en escena general. Luego cuando ya todo nos resulta familiar, la conjunción de tipos de juego ya vistos, junto con el UbiArt, hacen que perdamos algo de interés.

valiant_hearts_analisis_gamerzona_12

El juego recurre a los coleccionables para que si, una vez terminado, no los hemos recogido todos, volvamos a jugarlo para intentarlo. En nuestro caso no llegamos a recolectar tantos y no nos pareció oportuno exprimir al 100% el juego en el primer día a la venta. Lo haremos más adelante.

La dificultad brilla por su ausencia y cualquier tipo de jugador podrá avanzar sin problemas. No hay fases complicadas y ese ‘insitnto gamer’ nos dirá casi antes de llegar qué tenemos que hacer. Pero si acaso no somos capaces de superar algún obstátculo, tranquilos, cada pocos pixels Valiant Hearts guarda la partida por lo que apenas perderemos tiempo.

En fin, es de agradecer desarrollos así, que sean capaces de juntar en sus apenas 15€ tanta belleza gráfica, tanta diversión por la vía del género de las aventuras y, sobre todo, que haya decidido enseñarnos algunas de las cosas que no conocíamos sobre la Primera Guerra Mundial. Uno de esos episodios que, esperemos, nunca vuelvan a repetirse. Aunque viendo el ‘percal’ que hay repartido por el mundo…

Compártelo. ¡Gracias!

Comentarios

1 comentario
  1. Dadu 27 Jun, 14 19:33

    Me gustaria que ofrecieran una demo.

    0