Te presentamos un clásico ochentero en el que muchos jugones se dejaron durante horas las pestañas. El milagro del flash hace que lo puedas tener ahora en tu ordenador y disfrutar de él. Explota todas las burbujas del mismo color antes de que se te caigan encima.




Compártelo. ¡Gracias!