Si algo bueno tienen las horas extra en la oficina es que pueden desembocar en situaciones inesperadas. Los pasillos solitarios, la noche cayendo, los cuerpos deseando descansar… y ya la tenemos liada. Un trabajito fino para los más cachondos.




Compártelo. ¡Gracias!