Quien no ha escuchado siempre lo de cuidado con el fontanero cuando vaya a visitar tu casa y esté tu mujer sola? Pues ahora se cambian los papeles y serás tú el que reciba el trabajo. En Jill llamará a nuestra puerta una estupenda chica con ganas de limpiar todas las tuberías y no dejar nada dentro.

Podrás disfrutar de ella en varias posiciones, y con varios tipos de ritmos. Sólo siéntate y disfruta de tu mejor postura.




Compártelo. ¡Gracias!