Amanda es una chica potente y buenorra, pero que no se va a acostar con cualquiera. Visita su habitación en la residencia universitaria y empieza a decirle lo que quiere oir.

Si le gusta, podrás avanzar en el juego e ir descubriendo lo complaciente que puede llegar a ser. Si no, deberás seguir intentándolo con otras frases.

Al final si te lo montas bien, será ella quien sea montada.




Compártelo. ¡Gracias!