PS4 Pro y Xbox Scorpio no son una ‘nueva generación’, sino una ‘generación VR’

Escrito por Redacción
Juegos
0

La llegada repentina en 2016 de PS4 Pro hizo pensar a todo el mundo que nos encontrábamos a las puertas de una nueva generación de consolas, del mismo modo que ocurrirá con Xbox Scorpio (o Project Scorpio) este año. Pero resulta que esto no podría ser así si hacemos caso de la teoría que maneja un tal Eric Risser, máximo jefazo de Artomatix, una empresa dedicada al trabajo técnico con texturas en engines gráficos.


Nada de nueva generación

Para este profesional de la industria, el paso dado por Sony y Microsoft de mejorar sus máquinas de 2013 tiene una única razón: el miedo al éxito de Oculus Rift y su realidad virtual. La explicación que ofreció fue la siguiente: “Cuando se juega en un monitor, la consola sólo necesita representar una imagen a la vez. Cuando juegas en VR, tu consola necesita renderizar dos imágenes al mismo tiempo, una para cada ojo. Esto es esencialmente el gran coste de procesamiento de trabajar en la VR, donde se necesita duplicar la GPU. La única diferencia entre PS4 y PS4 Pro es una GPU con el doble de núcleos”.

PlayStation VR

Por esta razón, entiende PS4Pro como una actualización”, como una edición pensada para mejorar la experiencia con las PlayStation VR. Es más, yendo un poco más allá, Eric Risser tiene claro que “Aunque las especificaciones de Scorpio aún no se han publicado, sospecho que seguirán la misma tendencia que la PS4… al menos duplicarán los núcleos de cálculo para que puedas jugar a Xbox en VR”.

¿Miedo a Oculus Rift?

El origen de estos restyling de PS4 y Xbox One hay que buscarlo en que ambas compañías fueron “sorprendidas por la campaña de Oculus Rift en Kickstarter” y que propició el boom de la realidad virtual que estamos viviendo. Por esa razón, “Ahora Microsoft y Sony están en una posición incómoda. Si fueran a apoyar la VR con la consola original que pusieron en el mercado [2013], los jugadores verían una gran caída [en la calidad] en los gráficos y probablemente se marcharían al PC o peor, dejarían un hueco en el mercado para un nuevo competidor directo”.

Es por eso que, tras apenas tres años en las tiendas, Sony y Microsoft han tenido que responder a la realidad virtual con dos máquinas capaces de replicar la calidad de la VR que tenemos en PC. Y es que como concluye el CEO de Artomatix, “En un mundo perfecto la VR coincidiría con el final de un ciclo de consolas que sólo se podrían mejorar con la próxima generación. Desafortunadamente, con solo 3 años a sus espaldas, las consolas [PS4 y Xbox One] no están listas para su jubilación. Por eso debe llegar una “edición VR”.

¿Estáis de acuerdo?

Compártelo. ¡Gracias!