Bombardea sin piedad y con mucha puntería los barcos que encuentres. Vigila la barra de fuel y las pérdidas de dinero que sufre el enemigo al hundirle todo ese material bélico. No malgastes la munición y que la suerte te acompañe.




Compártelo. ¡Gracias!