¿A quién no le gustaría meterse un día en la piel de Homer Simpson? Es una jornada durísima con muchas “tareas” que cumplir. Procura no dejarte ninguna en el tintero y al final seguro que dirás aquello de “¡Ah, esto es vida…!”




Compártelo. ¡Gracias!