Ponte en la piel de los pobres ligones de bar y hazte una idea de lo difícil que es conquistaros. Este pobre diablo debe lanzar besos solo a las chicas guapas en un determinado tiempo y debe tener éxito. Tan difícil como la vida misma.




Compártelo. ¡Gracias!