Chicas, sol, playa,refrescos… Vamos, seguro que tienes tiempo de echar una partidita de béisbol. Afina tu puntería y procura dejar la pelota en la diana que hay detrás del lanzador. Verás que en cuanto le cojas el tranquillo no vas a parar hasta dar en el centro del objetivo.




Compártelo. ¡Gracias!