Pasa el rato pegándole pelotazos a tu contrincante. Rememora tus tardes jugando al balón prisionero destrozando a tu amigo. Coge fuerza, apunta y dispara. Verás lo divertido que es volarle la cabeza de un balonazo.




Compártelo. ¡Gracias!