Cálzate las botas y aprieta las fijaciones para hacer el descenso de tu vida. Pasa por las puertas en un tiempo determinado y acelera con cuidado para no saltarte ninguna. Maneja al esquiador sencillamente con los cursores y deja que la brisa golpee tu cara. La carrera es tuya.




Compártelo. ¡Gracias!