El enemigo ha roto la última línea de defensa y ya está a las puertas de tu base. Debes frenar las oleadas que lanza contra el muro antes de que penetren. Cárgatelos de un solo disparo en la cabeza. Después de cada asalto, podrás mejorar tu arma o reparar la base.




Compártelo. ¡Gracias!