En la academia de policía te van a examinar de tiro. ¿Cómo andas de pulso? ¿Estás despejado? ¿Tienes la vista clara? Procura llegar al mínimo requerido, porque si no, no te darán la placa. Ya sabes: carga, apunta y… ¡Fuego!




Compártelo. ¡Gracias!