Eres un sacerdote que decide que Dios haga justicia a través de ti para acabar con todos los zombis. La intervención divina que debes llevar a cabo es dispararles en la cabeza varias veces antes de que te hagan pasar a ti por la peor de las muertes. Poco a poco mejorarás tus armas.




Compártelo. ¡Gracias!